YO QUE TANTO TE QUIERO, de Marta Querol

41JnnuVcycL._SX331_BO1,204,203,200_

FICHA TÉCNICA:

  • Autora: Marta Querol
  • Nº de páginas: 448 págs.
  • Editorial: Cersa editorial
  • Lengua original: castellano
  • Género: costumbrista.

SINOPSIS

Lucía, una niña de once años, comienza a narrar la historia de su familia, tras compartir la última guerra de Elena Lamarc, su madre. Es la primera de muchas otras que ahora le toca librar a ella. Hija de un matrimonio roto cuando no existía el divorcio, se convierte, a su pesar, en moneda de cambio entre sus padres y en el mayor peligro para los intereses de una ambiciosa mujer que no se para ante nada para conseguir su objetivo.

A través de inquietantes intrigas empresariales, traiciones familiares y las vicisitudes de una misteriosa carta como hilo conductor,  Yo que tanto te quiero es un profundo y realista análisis sobre las relaciones familiares, el sentimiento de culpa, el chantaje emocional y la toxicidad del amor mal entendido. Una novela sin concesiones que, con un ritmo trepidante y una prosa elegante y cuidada, nos pas51kUnZQff8L._SX326_BO1,204,203,200_ea por la época fascinante y convulsa de la transición, con la música de los ochenta como banda sonora.

Yo que tanto te quiero es el emocionante homenaje de una hija a su madre luchadora y desdichada que la amó tanto como la torturó, por no saber cómo amarla, la pieza clave de un rompecabezas que comenzó en El final del Ave Fénix

OPINIÓN:

Esta novela, la tercera de la saga, es atípica, de difícil encuadre. No podemos decir que sea una historia romántica al uso. Nada más alejado de los cánones que hoy enmarcan ese género, aunque el amor sea el tema fundamental. Tampoco podemos decir que sea una novela de intriga, aunque la hay, y mucha. Es simplemente una buena novela que nos habla de gente tan cercana, tan cotidiana y tan especial como puede serlo cualquiera de nuestros vecinos. Quizá sea eso uno de los factores que la hacen tan atractiva y tan adictiva. Marta sabe crear una historia compleja, pero sobre todo sabe crear unos personajes que viven con una intensidad que trascienden el papel.

41CAFdBV9YL._SX324_BO1,204,203,200_En este tercer volumen reanuda la historia en el punto en el que se quedó con Las guerras de Elena. Pero en esta ocasión es Lucía, la hija de Elena Lamarc, la que va a contar su historia. Es intensa, llena de emociones y de sentimientos, y nos traslada con maestría a la Valencia de los años 80, en plena transición. Allí una adolescente intenta crecer y encontrarse a sí misma, encontrar el amor, el respeto, intenta relacionarse con su compleja familia, todo ello bajo la severa y atenta mirada de su madre y de su abuela Lolo. Nos cuenta todo su proceso de crecimiento y maduración en una ciudad y una familia que crece y cambia, como lo hace ella, a base de golpes, luchas y muchas ganas de vivir.

Marta Querol trata sobre todo del amor, pero no solo el amor romántico, sino que trata, principalmente, el amor en la familia, el que se da entre padres e hijos, entre hermanos y entre los distintos miembros que la componen. También nos habla de la lucha por ser una misma, por ganarse el aprecio y el respeto de los que le rodean y de cómo es necesario enseñar a los niños a amar y a amarse a sí mismos. Otro tema importante es la lealtad, la honestidad y la ambición, y cómo todos estos valores, mal entendidos, pueden arruinar la vida de aquellos que más amamos.

Así nos encontramos unos personajes muy bien definidos, muy vivos y carismáticos, con personalidades tan complejas como las de cualquier persona de las que nos rodean, y ese es uno de los factores que hacen que esta saga enganche desde el primer momento: la facilidad que tiene su autora para convencernos de que, desde el personaje protagonista al último secundario, son personas reales que viven, aman, odian y luchan por sobrevivir, si no físicamente, sí emocionalmente.

Para contarnos esta historia bien urdida, es capaz de utilizar la tensión de una forma magistral, convirtiéndose en un tobogán de situaciones conflictivas, perfectamente lógicas y coherentes con la historia que desarrolla, con el momento histórico en el que se desenvuelve y con el ambiente social en el que se ven inmersos los personajes. El ritmo es fluido, ameno y trepidante, engancha desde el principio y arrastra con decisión hasta un final quizá un tanto apresurado, contado de una forma más superficial, pero que no por ello deja indiferente, y consigue emocionar al lector.

Marta cambia en esta novela de registro. Ya no es ella, como narradora, la que cuenta la historia, sino que en este momento de la trama le presta su voz a Lucía. Es su joven protagonista la que nos lleva, a través de sus vivencias, de sus visiones, de su mirada. Contada en primera persona, las descripciones son escasas, solo las imprescindibles para ambientarnos y dadas a pinceladas, y nos sitúa en el espacio a través de los ojos del personaje y a través de unos diálogos frescos, naturales, reales y perfectamente creíbles en los que es capaz de dotar a cada personaje de una voz propia, distintiva, con la que se les identifica inmediatamente y que no dan lugar a confusión.

Esto lo consigue con un estilo muy pulido, en el que el vocabulario es preciso, parco a veces, así como las palabras, tanto que no encuentras ninguna de sobra, ni adjetivos, ni gerundios… Si acaso se echan en falta algunas comas que mi natural puntilloso habría colocado según cánones estrictos, pero podemos decir que estamos ante un lenguaje ágil y elegante que atrapa y se convierte en uno de los puntos fuertes de esta novela, adictiva y muy interesante.

En ella se ve claramente el progreso de la autora que ya se vislumbraba en Las guerras de Elena. Estamos ante una escritora más madura, más firme, más segura de su estilo, pero también sabemos que no se va a quedar anclada, sino que va a darnos muchas horas de gozo literario. Ahora que hemos terminado la saga de los Lamarc, nos quedamos un poco huérfanos de esa historia tan cercana, sobre todo para los que hemos conocido la ciudad y la época que retrata de una forma tan magistral. Esperamos que pronto nos traiga una nueva historia que nos haga disfrutar de su lectura tanto como lo hemos hecho con esta. 

11110191_445382712294000_8995451113765038145_n

LA AUTORA:

Marta Querol nace y se cría en Valencia, España. Se licencia en Ciencias Económicas y Empresariales, y estudia después dos másters de especialización, en gestión de comercio internacional y en gestión de calidad. Comenzó a trabajar como asesora de empresas en la implantación de sistemas y modelos de gestión para la excelencia y terminó dirigiendo el departamento de calidad de una multinacional del sector de la iluminación. En esos años trabajó para hoteles, ingenierías, empresas de automoción, vertederos, depuradoras… De todo y en toda España. Una locura.

Nada le hacía sospechar, inmersa en ese mundo pragmático y duro, que su auténtica vocación era la de escritora. Pero un frenazo vital se metió como una cuña en su vida y esta se paralizó.

Comenzó a escribir por necesidad, sacando tiempo a las noches en vela para extirpar del alma lo que le oprimía el pecho, y esas líneas le mostraron el camino. Aquellas primeras frases, salidas de las tripas y del corazón destaparon una vocación que latía en su interior y que ahora, por fin, fluye.

Ese impulso creativo se convirtió en el prólogo de su primera novela, El final del Ave Fénix, que envió al Premio Planeta de Novela en 2007. Fue una de las diez finalistas de ese año, y la confirmación de que había emprendido el camino correcto.

Desde entonces no ha dejado de escribir, colaborando en el periódico Las Provincias y otras publicaciones locales con artículos, en antologías con relatos y ha participado como jurado en certámenes de relatos y de novela.

Ha publicado su segunda novela, Las guerras de Elena, con Ediciones B y ahora saca la tercera parte de esta trilogía, casi por la presión de sus lectores, que hace tiempo que le piden con insistencia ese final tan esperado de la saga de los Lamarc.

  1. Es muy atractiva, cierto. Las razones por las que Elena Lamarc se convierte en una madre «difícil» vienen muy bien contadas en las dos novelas anteriores, «El final del Ave Fénix» y «Las guerras de Elena». Te las recomiendo ambas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: